Menu
loading...

Argentina se encuentra dentro del top de países que más carne consumen

El promedio de consumo es de 100 kilos por habitante por año. Si bien no se espera que el número aumente, no se descarta la posibilidad de incrementar las exportaciones.


 Según las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de Our World in Data de 2013, cuatro países del mundo lideran el consumo de carne: Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Argentina, con un promedio de 100 kilos por habitante por año si se suma la carne vacuna, porcina y aviar.

En los últimos años las dietas vegetarianas y veganas comenzaron a popularizarse en los países más desarrollados. Esta tendencia llegó también a la Nación, pero lo cierto es que el consumo de carne sigue firmemente asentado resistiendo no sólo las modas sino también las fuertes subas de precios. 

A pesar de que el consumo interno pasó de 116,8 kg por habitante a 108 kg, es decir, una retracción del 8,7%, la venta de los productos se mantuvo estable, según informó ámbito.com.

Otro fenómeno  que se comenzó a notar fue la diversificación en el consumo. No hay dudas de que el pollo y el cerdo siguen ganando terreno en las mesas argentinas, cada vez más remplazando a la carne vacuna. Diez años atrás se consumía entre siete y nueve kilos de carne porcina, hoy el valor se ubica en los 15 kilos.

Algo similar ocurrió con el pollo, que en los últimos años logró posicionarse como una opción más económica de la carne vacuna y hasta con el marketing a su favor porque se presenta como más sana para algunos nutricionistas.

El sector industrial ha remarcado la necesidad de impulsar las exportaciones debido a que no se espera que el consumo interno aumente y supere los 100 kilos por año.

No obstante, esto podría no resultar tan difícil debido a que las estadísticas mostraron que la ingesta de carnes en Estados Unidos y Europa estuvieron cerca de su nivel más alto en décadas.

 

 

 

 

Fuente: La Gaceta 

Read more...

Argentina duplicó la producción de carne porcina

Los últimos datos relevados confirman un aumento de la producción y el consumo de carne porcina. El negocio porcino muestra algunas señales positivas para el 2019.

 

Un informe elaborado por el IERAL de la Fundación Mediterránea  indica que la producción de cerdos tendrá su revancha este año, a pesar de haber enfrentado un 2018 adverso.

Las dos granjas de producción intensiva de cerdos (250 y 500 madres) de baja productividad que monitorea IERAL tuvieron márgenes netos de explotación negativos durante el 2018. Por cada kilo de capón que produjeron y comercializaron el año pasado perdieron enpromedio $3,9 y $2,1 respectivamente (a precios constantes de diciembre 2018); estas granjas habían tenido resultados positivos en los dos años previos (2016 y 2017).

La situación difiere en las dos granjas de alta productividad, que pudieron sostener sus márgenes en terreno positivo ($2,5 y $3,8, promedio kilo, 250 y 500 madres), aunque con una fuerte caída respecto de aquellos logrados en los dos años previos. Si se compara contra 2017, el ajuste de márgenes fue de un 74% y de un 65% respectivamente, en este segmento de establecimientos.

Los meses más críticos para las granjas habrían sido los del invierno (julio, agosto y setiembre). Durante ese período, se encuentran márgenes negativos incluso en las granjas más eficientes. Con la llegada de la primavera, los números de la actividad mejoran, observándose un cambio de tendencia. En efecto, el cuarto trimestre trajo buenas noticias, con ingresos que crecieron claramente por encima de los costos (17,4% vs 3,3%).

Dos partidas, no incorporadas en las estimaciones anteriores, complicaron aún más los números de las granjas: los saldos técnicos de IVA (a favor del contribuyente) y el costo financiero asociado al uso de capital de terceros.

Respecto a los saldos de IVA, éstos se habrían presentado a favor del contribuyente en distintas tipologías de granjas, aunque con mayor intensidad en aquellas de menor productividad y más dependientes del mercado para aprovisionarse del alimento. En los meses de invierno, estos saldos habrían sido más importantes, medidos en relación a los costos totales. De acuerdo a las estimaciones, una granja de 250 madres de baja productividad habría llegado a tener un saldo a favor de $2 por cada kilo vendido en setiembre de 2018, un monto equivalente al 5% de su costo de producción.

Con la recuperación de los márgenes observada hacia fines de año y con la entrada en vigencia de la baja del IVA en operaciones de compra venta de soja y derivados en enero de este año, la incidencia del problema del IVA habría disminuido, aunque los saldos negativos podrían continuar en algunos casos.

Finalmente, existen algunos elementos para ser optimistas respecto de la situación del negocio en el 2019. La macro debería mejorar respecto del 2018; los salarios mantener o incluso mejorar su poder de compra, la inflación continuar su proceso de “normalización”, las tasas de interés bajar algunos peldaños y el tipo de cambio reducir su volatilidad. El consumo interno debiera fortalecerse respecto del año pasado, al igual que las exportaciones.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Super Campo 

Read more...

Según el USDA, la producción de carne de cerdo en Argentina crecerá un 32% en 7 años

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos proyectó que se producirán 750.000 toneladas en 2025.


 

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) estimó que la producción de carne de cerdo en Argentina para el 2025 crezca un 32% hasta alcanzar unas 750 mil toneladas.

En el año 2017 la producción fue de 566.000 toneladas, un 8% superior al año anterior. Y para este año se esperan 605.000 toneladas, según el análisis que hizo la Bolsa de Comercio de Rosario en base a los datos del USDA.

En Argentina existen 244 establecimientos procesadores de porcinos habilitados, entre ellos hay mataderos frigoríficos, mataderos municipales y mataderos rurales. La distribución territorial de los establecimientos faenadores e industrias de chacinados responden a la localización de la actividad primaria y los centros de consumo. En consecuencia, en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos se sitúan 135 establecimientos faenadores que concentran el 83% de las cabezas faenadas en el país, indicó el informe de la Bolsa rosarina.

En la provincia de Buenos Aires se ubican 59 mataderos-frigoríficos y 3 mataderos municipales; la provincia de Córdoba cuenta con 28 mataderos-frigoríficos y Santa Fe con 22; mientras que en Entre Ríos se localizan 23 mataderos-frigoríficos y 3 mataderos municipales. En 2017, en el territorio de estas cuatro provincias se faenaron 5,2 millones de cabezas, cuando en el resto del país aquel año se faenaron sólo 1,2 millones de cabezas más.

El total de faena en 2017 (6.425.216 cabezas) es más de tres veces la cantidad faenada 20 años atrás en 1997 (1.740.000 cabezas). Además, según datos del Senasa, en los primeros siete meses de 2018 se faenaron en Argentina 3.899.555 cabezas de ganado porcino, un 7% más que durante el mismo período el año pasado y un 14% por encima de la cantidad de cabezas faenadas a julio de 2016.

Los grandes establecimientos, que conforman el decil superior de la capacidad productiva nacional, son capaces de mover más del 80 % de los animales enviados a faena. Mientras que las unidades productivas de menor escala, que representan el 60 % del total, cubren sólo el 3,5 % del abastecimiento para faena,  destacó el informe.

La mayoría de los productores porcinos envían menos de 500 cabezas a faena por año, lo que equivaldría a 1,5 cabezas diarias si se supone una distribución temporal lineal. La atomización del mercado en pequeñas unidades productivas conlleva varias restricciones de escala: limita la utilización de tecnologías más eficientes, impide garantizar la estandarización de la calidad del producto que es clave para los mercados, así como también imposibilita reunir grandes volúmenes o proveer un suministro constante,.

Aunque tiene la ventaja de ser un rubro que le permite diversificar su producción al pequeño y mediano productor agropecuario y generarle un ingreso adicional alternativo. Una exitosa estrategia nacional de producción de carne de cerdos debe siempre integrar a todo tipo de productores, elevando la calidad y seguridad alimentaria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Clarín

Read more...
Subscribe to this RSS feed

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones a nuestro sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: