Las autoridades agrícolas desconocen el origen de este padecimiento y se negaron a informar sobre el número de animales que han muerto por esta razón.