Menu
loading...

Noticias (1626)

Las granjas de porcino en Castilla La Mancha, un referente de sostenibilidad

Alberto Herranz, director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), ha destacado que el sector porcino dentro de Castilla La Mancha ha llevado a cabo con éxito un proceso de modernización en la última década. Esto ha hecho que las granjas de porcino se hayan convertido en un referente de sostenibilidad y bienestar animal.

Read more...

Un sector con enorme potencial

La cadena porcina ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años


 

La cadena porcina ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años, y tiene grandes posibilidades de aumentar el consumo interno y sustituir importaciones.

El porcino es un sector importante para el consumo interno de maíz: asumiendo que un 60 % de la dieta de los cerdos en Argentina contiene maíz, en el año 2017 el consumo de maíz por parte del sector porcino alcanzó 1,25 millones de toneladas. Existen enormes posibilidades en el futuro de desarrollar y consolidar la producción porcina en nuestro país.

En 2017, según datos la Asociación Argentina de Productores de Porcino, el consumo de carne de cerdo en la Argentina alcanzó los 14 kg/habitante/año, divididos en 11 kg de carne fresca y 3 kg de fiambres y chacinados. En comparación, el consumo de carne vacuna alcanzó 57,2 kg/habitante/año, siendo un valor cuatro veces mayor. El consumo local de carnes en Argentina en muy diferente a la composición del consumo mundial. En 2016 el 40 % del total de carnes consumido a nivel global fue carne de cerdo. Salvo determinadas naciones, la carne de cerdo y pollo predominan en la incorporación de proteínas en las dietas de los diferentes países en el mundo.

El sector porcino en Argentina es pequeño pero posee condiciones naturales y sanitarias óptimas para crecer, autosatisfacerse y exportar. El nivel sanitario porcino argentino se reconoce internacionalmente como muy bueno. Está libre de las principales enfermedades que afectan a la especie: PPC – Peste porcina clásica, PRRS síndrome de reproductivo y respiratorio porcino, enfermedad de Aujeszky  entre otras. Se cumplen disposiciones sanitarias y existen numerosos controles: triquinosis, influencia, aftosa y tuberculosis.

Aun así, la coyuntura arroja resultados todavía no positivos si se observa el comercio exterior porcino de Argentina. La balanza comercial porcina argentina resultó fuertemente deficitaria en el 2017. Esto es así porque las exportaciones de carne de cerdo y sus derivados se aproximaron a los 15 millones de USD (M USD) mientras que las importaciones sobrepasaron los 118 M USD, según datos del INDEC.

Comparándonos con el resto del mundo, el país se ubicó en el año 2016 en el puesto N° 54 del ranking mundial de exportadores de productos porcinos, con una muy baja participación del 0.002% del comercio global mientras que, por ejemplo, Brasil y Chile representaron cerca del 5 y 2% respectivamente. Si se observan las importaciones de cerdo de Argentina, un 85 % proviene del vecino país del Brasil. Gran parte de estos envíos es carne congelada de cerdo sin deshuesar.

La producción argentina en toneladas equivalentes res, fue 566.276 en el 2017, mostrando un incremento interanual mayor al 8%. La actividad cuenta con numerosas ventajas intrínsecas, como son la disponibilidad de maíz y soja, que conforman la base de la alimentación y el principal costo de producción, el clima favorable, la falta de amenazas sanitarias y la escala productiva necesaria que favorece su desarrollo a nivel regional.

El Ministerio de Agroindustria en un documento de diciembre de 2016 estima en promedio un factor de conversión de 3,1 de alimentos a carne de porcino, mientras que el coeficiente ajustado alcanza 3,7. Asumiendo que un 60 % de la dieta de los cerdos en Argentina contiene maíz, en el año 2017 el consumo de maíz por parte del sector porcino habría alcanzado 1,25 millones de toneladas.

El volumen de faena ha venido creciendo en los últimos años a razón del 8 %. Nuestro país cuenta con 249 establecimientos procesadores de porcinos habilitados en el país, los mismos se distribuyen entre mataderos frigoríficos, mataderos municipales y mataderos rurales. Los establecimientos faenadores e industrias de chacinados se encuentran vinculados con la configuración territorial de la actividad primaria y los centros de consumo. La producción de carne de cerdo se destina, en su gran mayoría, al mercado interno. Aproximadamente el 40% de la producción total es elaborada por cinco establecimientos, los cuales poseen el mayor desarrollo industrial y tecnológico del sector. Cuatro de éstos, emplazados en la Provincia de Buenos Aires.

La distribución territorial de los establecimientos de producción primaria porcina (cría de animales) marca su mayor concentración en el norte de la provincia de Buenos Aires, sur de Santa Fe y centro de Córdoba, donde también se concentran mayormente las existencias, más allá de su distribución dispersa en todo el territorio nacional. La localización se corresponde con la superficie implantada de maíz y la distribución de las plantas elaboradoras de alimentos balanceados, uno de los principales insumos de la producción primaria.

La producción de cerdos se encuentra fuertemente concentrada. Los establecimientos más grandes que operan más de 2000 animales (los cuales representan el 11 % del total de los establecimientos de cría) participan con el 79 % del total de la faena (unos 5 millones de cabezas). Estas plantas poseen 54 % del stock de madres a nivel nacional (unas 192.000 madres). A pesar de esto existe una alta heterogeneidad de actores, si consideramos al volumen total de establecimientos que asciende a 5.178 unidades productivas. Así se observa que existe una importante presencia de pequeños productores en la etapa primaria e industriales. Coexisten con establecimientos intensivos de mayor tamaño, con tecnología moderna y mejores condiciones sanitarias, los cuales han integrado las etapas primarias e industriales.

La mayoría de los productores porcinos argentinos (73 % del total, unos 3.800) presentan sistemas productivos de muy baja escala: menos de 500 cabezas anuales enviadas a faena, lo que equivale a en promedio a 1,5 cabezas diarias. Estos sistemas de pequeña escala no permiten incorporar tecnología de punta y sistemas más eficientes en la faena, dificultan la estandarización de la calidad (la carne), tienen un mayor costo de negociación y elevada informalidad impositiva. El problema es que el mercado internacional de carnes exige grandes volúmenes (muchas veces concentrados en pocos cortes), con suministro constante, para poder cerrar acuerdos con distribuidores y canales comerciales. Esta atomización impide el desarrollo de una estrategia de exportación más agresiva.

El destino principal de la carne porcina obtenida en faena es la elaboración de chacinados, fiambres y embutidos, y en el caso de los porcinos de categoría, lechones, su destino principal es el consumo fresco.

El problema del Impuesto al Valor Agregado como desaliento a las nuevas inversiones en el sector

Uno de los problemas que desalienta actualmente las nuevas inversiones en el sector tiene que ver con el Impuesto al Valor Agregado sobre las compras de activos fijos. Hasta la reforma tributaria (Ley 27430 BO: 29/12/2017), la venta de cerdos estaba gravada en IVA con una alícuota del 21%. Es decir que una granja vendía cerdos y cobraba el 21% de IVA mientras que sus compras estaban gravadas parte al 10,5% y otra parte al 21% (expeller, núcleos proteicos, vacunas, etc.). Los sueldos del personal, lógicamente, no están alcanzados por el impuesto. En definitiva, dependiendo del resultado, la posición fiscal en IVA todos los meses era a favor del Fisco en cifras relativamente considerables​.

Pero luego de la reforma tributaria, la alícuota de impuesto al valor agregado por la venta de cerdos bajó del 21% al 10,5% sobre las ventas netas, por lo que las granjas pasaron a tener posiciones fiscales en IVA sumamente equilibradas. El objetivo de esta medida apuntaba a bajar los precios de la carne en góndola y eliminar la informalidad.

El problema para los productores aparece cuando se desea crecer, invertir y tener más madres en producción. La inversión estimada por madre se ubica entre U$S 8.000 y U$S 10.000 más la necesidad de disponer del inmueble rural en donde desarrollar las actividades. En términos prácticos, el IVA que se acumula al invertir es equivalente –aproximadamente- al 17%/ 18% sobre el monto invertido debido a la combinación entre compras nacionales (gravadas al 21%) y algunas importaciones de bienes de capital gravadas en IVA al 10,5%. Es decir, los productores deben aportar en concepto de Impuesto al Valor Agregado entre U$S 1.360 y U$S 1800 de IVA por cada madre que incorporen a sus planteles.

Al no haber mensualmente una posición fiscal que permita recuperar el IVA pagado por las inversiones, los productores terminan tomado a este valor como costo, con su impacto negativo a nivel financiero.

Con la reforma tributaria (Ley 27430 BO: 29/12/2017) se puso en vigencia un régimen para devolver ese IVA que surge de las inversiones. Pero la condición que establece la normativa es que para que quede efectiva dicha devolución de IVA, la empresa deberá pagar – en los 60 meses subsiguientes a la devolución- un monto igual o mayor al del IVA restituido. Como se indicara anteriormente, luego de baja en la alícuota de IVA al 10,5% en la venta final de cerdos, la actividad no genera hoy pagos de IVA mensuales (posición a favor del fisco) para cumplir esta condición.

En consecuencia, la empresa podría verse obligada a restituir al fisco lo recibido en concepto de devolución de IVA sobre las inversiones más una tasa de interés del 3% mensual. Un perjuicio por cierto muy importante.

Existen grupos empresarios que por esta problemática han paralizado sus proyectos de ampliación e incorporación de nuevas madres. Es un tema que demanda una urgente solución.

Conclusiones:

La cadena porcina ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años, y tiene grandes posibilidades de aumentar el consumo interno y sustituir importaciones. La necesidad de disminuir el consumo de carne vacuna y el apoyo de políticas de sustitución de carnes se presentan como una oportunidad para el desarrollo y la consolidación de la producción porcina haciendo hincapié en el contenido bajo en grasa, la inocuidad y la versatilidad de la carne de cerdo.

En el mediano plazo las ventajas comparativas que tiene Argentina le dan una posición estratégica para el desarrollo de mercados cárnicos. Será clave la inversión en tecnologías verdes que den sustentabilidad a los sistemas de producción cuya huella hídrica es preocupante. La configuración internacional presenta escenarios donde sólo podrán competir aquellos productores de proteína animal que sean capaces de autoabastecerse de granos y con reservas de agua potable suficiente. Argentina está en condiciones de encontrarse dentro de las naciones que cumplen estos requisitos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: On24

Read more...

Industria porcina y agropecuaria de EU, molesta con aranceles de Trump

Proteccionismo afectaría a millones de consumidores norteamericanos


 

Los efectos de proteccionismo instaurado por el presidente Donald Trump impactan en el agro, pulmón económico de los estados que lo llevaron a ganar las elecciones de 2016, y en los productores de carne de cerdo, debido a que México y Canadá anunciaron represalias aduaneras contra productos cárnicos y agropecuarios estadunidenses, tras la imposición de aranceles al acero y al aluminio.

Los derechos aduaneros dañan a los agricultores estadounidenses y dejarán al borde del abismo a algunas áreas de explotación que ya están dificultades, dijo Brian Kuehl, de la Farmers For Free Trade, grupo de presión de agricultores.

Es especialmente frustrante ver al cerdo estadunidense atrapado en una disputa que no tiene nada que ver con el comercio porcino, dijo el presidente y director general de la Federación de Exportadores de Carne de Estados Unidos (USMEF), Dan Halstrom. México y Canadá anunciaron el jueves que en respuesta a los nuevos aranceles aplicados por Estados Unidos, pondrán cuotas a algunos productos estadunidenses incluyendo la carne de cerdo y sus derivados, además de productos como manzanas, yogur y papel higiénico, entre otros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Vanguardia 

Read more...

Cerca de una tonelada de carne ilegal de cerdo, fue incautada en Neiva

Las autoridades policiales y sanitarias llegaron hasta varios expendios cárnicos ubicados en la central minorista de Neiva para efectuar controles a la venta de carne de cerdo y decomisaron 15 animales que no contaban con los permisos legales de aprovechamiento.


 Una incautación cercana a la tonelada de carne de cerdo que expendedores de la plaza de mercado minorista de Neiva, pretendían efectuar luego de haber adquirido 15 cerdos sacrificados en mataderos clandestinos, hicieron conjuntamente las autoridades policiales y sanitarias.

Yaneth Quintero Mallungo, funcionaria de la Secretaria de Salud Municipal dijo que las acciones de control, verificación y vigilancia se extendieron a varios expendios cárnicos de MERCANEIVA en donde se halló que un total de 15 cerdos que estaban listos para su expendio, habían sido sacrificados de forma irregular en mataderos clandestinos.

Fueron en total 850 kilogramos de carne de cerdo, los que la Policía Metropolitana y la Secretaria de Salud de Neiva decomisaron por estar almacenados en precarias condiciones y porque sus propietarios no lograron demostrar la trazabilidad documental de su sacrificio.

La funcionaria alertó a los consumidores sobre los peligros que representa para la salud, no adquirir la carne en lugares autorizados dado que el proceso de manipulación implica una alta exposición a contaminación cruzada o directa, ya sea por contaminación del medio o por condiciones sanitarias propias de los animales que se sacrifican.

Los cerdos decomisados, fueron dispuestos para su inutilización de acuerdo con los procedimientos previos, al tiempo que se advirtió sobre nuevos controles a los expendios de carne en la ciudad dada la llegada de la temporada sanpedrina en donde históricamente se incrementa la práctica de sacrificar animales en condiciones no adecuadas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuente: La Voz de la Región
Read more...

Interporc defiende la profesionalidad de las granjas de porcino castellanomanchegas

Durante la celebración del Día de la Convivencia del municipio de Pueblanueva y del Día de Castilla-La Mancha, Alberto Herranz, director de Interporc, se ha rendido un homenaje a los trabajadores del sector porcino de esta región. Alberto Herranz, director de Interporc, ha participado en este evento y ha destacado que “el sector porcino de Castilla-La Mancha ha llevado a cabo un exitoso proceso de modernización en la última década y se ha convertido en un referente en sostenibilidad y bienestar animal a la vez que en un motor de la economía y empleo de la región”.

Read more...

Rebelión contra las macrogranjas

Decenas de pueblos de Castilla-La Mancha, Aragón, Murcia o Valencia se organizan contra la proliferación de estas enormes instalaciones porcinas donde se crían y engordan a miles de cerdos con consecuencias nefastas para el medio ambiente, la salud y el bienestar animal.


 

España es una potencia en la producción de carne de cerdo, pero el modelo de ganadería está cambiando. Cada vez más, cientos de explotaciones porcinas se están transformando en descomunales instalaciones donde se gestionan miles de animales encerrados en naves, criados y engordados sin descanso para abastecer a un creciente mercado low cost. Una concentración del negocio que abarata los costes y que aporta grandes beneficios a la industria, pero que está dejando tras de sí un reguero de impactos sociales, medioambientales y de explotación animal de difícil corrección. En algunas comunidades, como Catalunya o Aragón, llevan años funcionando; pero ahora buscan extenderse también a otros territorios de Castilla-La Mancha, Castilla y León o Murcia. Lugares remotos de la España vacía y despoblada donde, contra todo pronóstico, estas macrogranjas se han topado con una fuerte y organizada contestación social.

Sus detractores —vecinos afectados, agricultores, ganaderos de extensivo, ecologistas y animalistas—han ido surgiendo allí donde se pretendía abrir una nueva instalación. En Montealegre del Castillo (Albacete), un proyecto de Cefusa-El Pozo tuvo que dar marcha atrás por la fuerte oposición de las plataformas ciudadanas y de los grupos políticos. También en Guadalajara, donde la Junta acaba de dar el visto bueno a una macrogranja de 3.000 cerdos en el municipio de Cincovillas, tuvieron que desistir varios intentos previos. La misma respuesta se han encontrado en Gamonal (Toledo), Villar de Cañas y Balsa de Ves (Albacete), Tarancón (Cuenca), Alpera y Ayora (Valencia) y un largo etcétera.

“Empezamos en enero dando charlas y pronto nos dimos cuenta de que había una avalancha de pueblos a los que quieren convertir en auténticos estercoleros”, dice a Público Inmaculada Lozano. Es agricultora ecológica y vecina de Pozuelo, un municipio de la provincia de Albacete donde se proyecta una macroinstalación con 51 naves y 140.000 cerdos a tan sólo 1,7 kilómetros de su casa. Desde el pasado fin de semana, es también coportavoz de la recién creada Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial, bajo la que se han agrupado más de 30 plataformas de resistencia a las macrogranjas de Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Murcia.

“Se está poniendo en riesgo el abastecimiento de agua para los regantes y para las personas, la contaminación de los acuíferos, del suelo y del aire, y la salud de las personas”, dice Lozano. Daniel González, de la plataforma Pueblos Vivos Cuenca, coincide en responsabilizar a la Junta de fomentar estas instalaciones con subvenciones públicas y la falta de una normativa medioambiental estricta. Este jueves pedirán al Consejero de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comunidad, Francisco Martínez Arroyo, una moratoria que paralice todos los proyectos en marcha hasta que no se evalúen “de forma adecuada” sus impactos.

La Junta, en conversación con este diario, defiende que en Castilla-La Mancha se han autorizado “unas 40 instalaciones de este tipo frente a las 400 que existen en otras comunidades” y asegura que cuentan con su correspondiente evaluación de impacto ambiental.

Pueblos estercolero

El principal problema derivado de las macrogranjas proviene de la gestión de los purines, compuestos procedentes de las heces, la orina y las aguas sucias de los cerdos con alto contenido en nitratos y amoniaco que, en la mayoría de los casos, terminan distribuidos como abono en los suelos circundantes. En las explotaciones tan grandes, con tanta cantidad de purín, la capacidad de suelo no es suficiente para absorber el fertilizante y termina provocando, muchas veces, la contaminación de las aguas subterráneas. En Catalunya, donde se gestionan más de 7,6 millones de cerdos, un 41% de las masas de agua subterráneas están en mal estado y 139 municipios han tenido que clausurar pozos de agua potable por un exceso de nitratos en la red de abastecimiento, según acredita un informe del Síndic de la comunidad. También en Aragón, otra de las comunidades con mayor industria porcina, el Gobierno emitió 61 incidencias oficiales relacionadas con la calidad del agua por la contaminación por nitratos en 2015.

 

La alternativa son las plantas de tratamiento de purines, que se utilizan para producir electricidad, pero muchas terminaron cerrando después de que en 2014 el Gobierno cancelara las ayudas a las plantas, desembocando en vertidos ilegales a los ríos y alcantarillas.

Los integrantes de la Coordinadora denuncian también los problemas para la salud derivados de las altas emisiones de amoniaco y metano que produce esta ganadería.

Una burbuja del porcino

“Es una industria tóxica. Se está usando el argumento de la despoblación y de la falta de trabajo, cuando estas granjas dan empleo a una o dos personas. Sólo el 2% de los costes se deriva a mano de obra. Me preocupa, además, porque se está tolerando todo este sistema para abastecer a un mercado muy volátil. Es la burbuja del porcino”, dice por su parte Blanca Ruibal, ingeniera agrónoma y responsable de Agricultura de Amigos de la Tierra.

El 45% de las exportaciones no comunitarias de cerdo van a parar a China

En efecto, la enorme transformación que está sufriendo la ganadería industrial del porcino en España tiene como objetivo primordial abastecer al principal consumidor de cerdo del mundo: China. Allí van a parar, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, 339.000 toneladas de cerdo cada año, el 45,8% de todas nuestras exportaciones extracomunitarias, en lo que se ha convertido en un negocio sin precedentes. Si en 2008 las ventas de cerdo al país asiático suponían 993.000 euros, en 2016 esa cifra se había disparado hasta los más de 531 millones, un 53.418% más.

En paralelo, la concentración que ha sufrido el sector se refleja en los datos: según el Registro General de Explotaciones Ganaderas, entre 2008 y 2016 han desaparecido unas 12.000 granjas de cerdos en España, mientras que la producción no ha hecho más que aumentar: de los 26 a los más de 29 millones de cerdos en esos mismos años.

Entre 2008 y 2016 han desaparecido unas 12.000 granjas de cerdos en España

La situación es especialmente grave en algunas comunidades, como Catalunya, con 7,6 millones de cerdos albergados en 6.086 explotaciones, es decir: una media de 1.200 cerdos por granja. Galicia, con más granjas que ninguna otra comunidad (28.214), cría sólo un millón de cerdos, esto es, apenas 35 animales por instalación.

El diputado de Equo en el Parlamento Europeo, Florent Marcellesi, registró tres preguntas en Estrasburgo por la proliferación de las macrogranjas en España ubicadas en zonas protegidas de la Red Natura 2.000 que ahora deberá revisar la Comisión Europea.

“El medio rural está para alimentar a las personas y no para generar mercancías para los mercados”, zanja Ruibal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Público 

Read more...

Los aranceles chinos podrían costar al sector porcino de EE.UU. 2.200 millones de dólares

De acuerdo con el National Pork Producers Council, la interrupción del mercado causada por la incertidumbre de las exportaciones a China llega en un momento en que la producción de este tipo de carne en EE.UU. no deja de crecer. Ante esto han pedido al gobierno que solucione esta uerra comercial debido a que puede suponerles unas pérdidas de más de 2.200 millones de dólares.
 
Read more...

La Argentina fue reconocida como país libre de peste porcina clásica

 La Argentina recibió el reconocimiento oficial internacional como país libre de peste porcina clásica (PPC) de parte de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). El reconocimiento internacional fue entregado a la delegación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que participa de la 86° Sesión General de la Asamblea de Delegados de la OIE que tiene lugar en París, Francia.

Read more...

Fiebre porcina, un riesgo para el hato chiapaneco

Con el fin de evitar la contaminación de fiebre porcina al ato Chiapaneco, el Sistema Producto Porcino del Estado, solicitó a la dirección de campaña de sanidad pecuaria de la Sagarpa, prohibir la entrada al estado de animales provenientes del centro del país dónde hay presencia de esta enfermedad.

Read more...
Subscribe to this RSS feed

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones a nuestro sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: