Menu
loading...

China reducirá su demanda anual de soja en 14 millones de toneladas

La industria alimentaria del gigante asiático aprobó nuevos estándares de inclusión de proteína en las dietas animales. Buscan ser más eficientes y depender menos de Estados Unidos. Ya se refleja en los mercados.


 

La guerra comercial entre Estados Unidos y China está sacudiendo los mercados y llevará un tiempo que las piezas se vuelvan a acomodar en lugares firmes. Nuevas oportunidades se abren para los países productores, como Argentina, pero habrá que estar muy atentos a los movimientos de la demanda. 

Por ejemplo, es para seguir de cerca la política que está tomando China respecto a la soja. La Asociación de la Industria Alimenticia de ese país acaba de aprobar nuevos estándares para la alimentación de cerdos y aves en los que se reduce significativamente el contenido de proteínas en las dietas. Los argumentos son la búsqueda de una mayor eficiencia de conversión, una menor presión sobre el ambiente y una menor dependencia de las importaciones de proteínas.

La Asociación, un organismo semi gubernamental que hasta 1990 era parte del Ministerio de Agricultura chino, afirma que las altas tasas de contenido de proteína en las dietas de los animales generan estrés y no son bien aprovechadas porque los animales no llegan a absorber todos los nutrientes. Los nuevos estándares permiten el uso de más aminoácidos en lugar de la proteína, lo cual según afirman reduce los kilos de proteína necesarios para producir un kilo de carne de cerdo de 45 a 39, es decir un 13 por ciento. De esta manera, en total calculan que se reducirá la demanda de soja en 14 millones de toneladas por año.

Estos estándares son recomendaciones no obligatorias, pero en el contexto de la guerra comercial con Estados Unidos se espera que el gobierno chino ejerza presión para que sean adoptados. Los mercados ya empezaron a reaccionar: si bien en Chicago aun no se vio reflejado en los precios, la harina y el poroto sí bajaron en el mercado de Dalian.   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Clarín 

Read more...

El USDA estima que China reducirá sus importaciones de carne de cerdo en un 22% en 2019

A la espera de cómo siga y se resuelva la situación de la peste porcina africana


 

El Servicio Exterior del Departamento de Agricultura de EE.UU (USDA) ha elaborado un informe sobre la evolución prevista para el sector porcino en China de cara a los próximos años. Las previsiones hechas con anterioridad para 2019 marcaban existencias iniciales en 45 millones de cabezas, alrededor de un 1% de aumento interanual.

Este aumento se debe principalmente a la consolidación y expansión de las operaciones a gran escala que buscan expandir su participación de mercado, a pesar de la demanda debilitada de carne de cerdo.

Durante 2016 y 2017, cuando los precios del cerdo estuvieron en niveles récord, estas grandes compañías cosecharon grandes ganancias y ahora están buscando crecer para consolidar su participación de mercado y exprimir a los productores más pequeños.

Por ejemplo, para finales de 2018, el mayor productor de cerdos de China, Wens, planea sacrificar 22 millones de cabezas de porcino, aproximadamente un aumento anual de 15 a 20% a sus números de sacrificio. El objetivo es lograr una cuota de mercado del 10 por ciento en China.

Muchas grandes empresas de porcino siguen la misma estrategia; fuentes de la industria indican que en los primeros cuatro meses de 2018, la producción porcina de las siete compañías de producción porcina listadas públicamente aumentó un 43% con respecto al año anterior. Estimaciones posteriores aseguran que la expansión seguirá en 2019, pero a un ritmo más lento. A medida que las empresas se modernizan, sacrifican a sus cerdas menos productivas y aportan nueva capacidad en línea. Además se prevé que la productividad de las cerdas mejorará enormemente en 2019.

Pero tras los brotes de peste porcina africana, los únicos métodos para controlar la propagación son la cuarentena estricta y la despoblación masiva. Como los brotes ya han llegado a la provincia de Henan, la principal región de cultivo porcino de China, es posible que estos brotes tengan un efecto significativo en la producción de 2018 y 2019.

La producción de carne de cerdo aumentará a 55,2 millones de toneladas en 2019, frente a las 54,14 previstas para este año 2018, tras el aumento de la oferta de animales vivos y la lucha constante por la cuota de mercado de las grandes empresas. Sin embargo, el aumento de la oferta de carne de cerdo se enfrentará a una demanda de consumo débil, lo que provocará una nueva caída en los precios de la carne de cerdo en 2019.

Y es que el consumo de carne de cerdo aumentará en un 1,2% en 2019 a 56,1 millones de toneladas. El principal motivo de este aumento es que la carne de cerdo sigue siendo la principal proteína para la creciente población de China. Sin embargo, si bien hay un aumento general en el consumo de carne de cerdo, el consumo per cápita de carne de cerdo en China es plano, o posiblemente disminuye. La tasa de consumo de carne de cerdo per capita ya es muy alta, de alrededor de 40 kg/persona y ha alcanzado un punto de saturación en muchas de las grandes áreas urbanas de China.

Con el aumento del nivel de vida, los consumidores están diversificando sus fuentes de proteína de carne y agregando más mariscos, carne de vacuno y cordero a sus mesas de comedor. Además, la carne de ave está creciendo en popularidad debido a las percepciones de los consumidores sobre el pollo como una proteína más saludable. Como resultado, la demanda de carne de cerdo se mantendrá estable durante 2019.

Con esta situación, se prevé que China importe un 22% menos de carne en 2019, hasta los 1,2 millones de t frente a los 1,53 millones de t previstos para este año 2018 y los 1,62 millones de t que llegó a importar en el año 2017. A medida que aumente la oferta interna y se enfrente al debilitamiento de la demanda interna, los precios disminuirán y la demanda de carne de cerdo importada se reducirá.

Actualmente, la UE representa casi dos tercios de las importaciones de carne de cerdo de China, pero algunos países de la UE han tenido sus propios problemas con la peste porcina africana. Polonia, Rumania, Hungría y Ucrania han informado casos de peste porcina africana en 2018.

Además, China impuso aranceles de represalia de un 50% adicional sobre los productos porcinos de los EE.UU. Como resultado, las importaciones de carne de cerdo de EE.UU. a China han disminuido rápidamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Eurocarne 

Read more...

Cultivo de microalgas reducirá impacto ambiental de la industria porcina

En una hectárea de cultivo, estos microorganismos tienen la capacidad de fijar hasta 30 veces más dióxido de carbono que una plantación forestal equivalente.

 


 

El Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) firmó un acuerdo con la empresa costarricense Grupo Zamora para desarrollar un sistema de cultivo de algas que sirva como alimento animal y, a su vez, ayude a reducir el impacto ambiental de la industria porcina.

El convenio se firmó el 20 de agosto en el Campus Central de Cartago y permitirá la transferencia de conocimiento entre el Centro de Investigación en Biotecnología (CIB) del TEC y la subsidiaria de la empresa, Porcina Americana, la más grande productora de carne de cerdo del país.

El CIB ha llevado a cabo la investigación sobre estos microorganismos por más de 12 años. Los resultados han indicado que las microalgas fijan más carbono que los árboles, producen oxígeno y generan un producto rico en proteínas. Su cultivo es apto para alimento humano y animal, así como para obtener pigmentos y biofertilizantes.

El CIB ha desarrollado investigaciones sobre distintos tipos de microalgas en Costa Rica y sus aplicaciones en la industria avícola o como biofertilizantes.

Tecnología innovadora

En las instalaciones de Porcina Americana, ubicadas en Coris de Cartago, se desarrollará una planta piloto para el cultivo de estos microorganismos y será programada para producir 30 toneladas de biomasa microalgal. El objetivo es reducir los costos de la producción de carne al producir una fuente de alimento con un alto contenido en proteínas.

De acuerdo con Maritza Guerrero, coordinadora del Grupo de Investigación en Microalgas, la implementación del sistema consta de dos etapas principales. En la primera, participan cinco investigadores contratados por el TEC para trabajar con el montaje, el diagnóstico económico y la infraestructura de la planta. En la segunda, la empresa contratará a las personas que desarrollarán el cultivo.

“Va a ser una gran experiencia para nosotros los investigadores y para la empresa privada. Ya nosotros cultivamos en el laboratorio, en una escala semiindustrial, y demostramos que es rentable y que, si lo escalamos todavía más, los beneficios son mayores, tanto económicos como ambientales”, añadió la investigadora.

El cultivo de microalgas, además de servir como base alimenticia para los cerdos, ayuda a limpiar de forma natural las aguas. Actualmente, Porcina Americana usa los desechos de más de 18.000 cerdos que son criados en la finca, en Coris de Cartago, para producir electricidad.

“Nosotros lo vemos con doble propósito: limpiar las aguas y producir alimento para los animales que, a la postre, nos beneficiaría. Lograr sustituir, en parte o del todo, la importación de soya por microalgas, y compensando los aminoácidos o alimentos que vienen en la soya por los que produce la microalga, es una gran oportunidad para nosotros”, comentó Javier Vargas, director de Servicios y Proyectos del Grupo Zamora.

Vargas enfatizó en la misión de Grupo Zamora de producir la mejor calidad de carne posible de una forma amigable con el ambiente y aprovechando todas las herramientas tecnológicas que tienen a su disposición. Por esta razón, la empresa tiene una gran expectativa con el proyecto, ya que les permitirá reforzar su compromiso con el ambiente.

Según Maritza Guerrero, el CIB ha realizado presentaciones en el país sobre estos proyectos desde el 2010, lo que permitió que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) notara esta investigación en particular y se interesara en ella.

“Comprobado este proyecto, podremos, junto al TEC, hacer propuestas en las que el pequeño y mediano productor pueda aprovechar esta tecnología y empiece a cultivar las microalgas en sus fincas. Eso sería buscando la competitividad del sector”, aseguró Alexandra Urbina, coordinadora del Programa Nacional de Cerdos del MAG.

Microalgas multibeneficiosas

A partir de las investigaciones del CIB se ha logrado determinar que las microalgas pueden duplicar su masa en menos de una semana, y que son capaces de aprovechar los minerales de las aguas residuales y la energía solar. También, se ha comprobado la utilidad de este cultivo para obtener alimento humano debido a su alto nivel nutricional.

“A nivel nutricional, se caracteriza por un alto contenido de proteínas. Otra característica que tiene es el contenido de ácidos grasos, tipo omega 3. Esto implica que, además de dar un carácter nutricional, tiene un efecto benéfico, lo que podría representar una mejora en el bienestar del consumidor”, explicó Fabián Villalta, del Grupo de Investigación en Microalgas.

La investigación es pionera en Centroamérica y se ha comprobado la factibilidad de estos microorganismos en distintas zonas del país como San Carlos, Guanacaste y Buenos Aires.

“Las microalgas pueden ser utilizadas para adultos mayores, para personas que están en recuperación postoperatoria, para poblaciones que pueden estar desnutridas y para la alimentación de una persona enferma, quien, con esto, puede recuperarse de una mejor forma porque tiene una cantidad excelente de aminoácidos”, aseveró Maritza Guerrero.

“Se ve así como que muy fácil (la investigación), pero en realidad ir avanzando lentamente desde tener las microalgas, purificarlas, potenciarlas, adaptarlas y darle seguimiento científico a cada una de las algas ha sido todo un reto. Al principio todo se nos caía, todo se nos moría, pero lo logramos. Entonces, es una satisfacción increíble porque podemos ayudar con una necesidad país”, añadió la investigadora del CIB.

El Centro de Investigación en Biotecnología forma parte de la Escuela de Biología del TEC. Desarrolla proyectos de alto impacto científico, con investigaciones interdisciplinarias enfocadas en tres áreas: biotecnología vegetal, biotecnología ambiental y aplicaciones biomédicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Semanario 

Read more...
Subscribe to this RSS feed

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones a nuestro sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: