Menu
loading...

Influencia del plasma porcino secado por atomización

Influencia del plasma porcino secado por atomización

En dietas de iniciación asociadas con un programa convencional de vacunación en el desarrollo productivo desde destete hasta nalización 

 

Antecedentes

El plasma porcino secado por atomización (SDPP) o el plasma bovino secado por atomización (SDBP) han sido usados en dietas de lechones debido a sus efectos bene ciosos ampliamente documentados en el crecimiento post-destete, en el consumo de alimento y en los índices de morbilidad y supervivencia. En estudios anteriores, bajo condicione de campo, los cerdos que sufrieron la enfermedad sistémica del circovirus porcino tipo 2 (PCV2-SD por sus siglas en inglés, anteriormente conocido como síndrome de debilitamiento multi-sistémico post-destete) habían mejorado su rendimiento y supervivencia cuando habían sido alimentados con dietas que contenían SDPP. PCV2 es el agente causal esencial de PCV2-SD, una enfermedad multifactorial con severos impactos económicos mundialmente. 

 

PCV2-SD se caracteriza por debilitar, reducir la ganancia de peso, producir linfadenopatía y disnea, afectando mayormente a cerdos desde las 6 semanas de vida hasta su peso de mercado.

Mycoplasma hyopneumaniae (MHYO) es el principal agente etiológico de neumonía enzootica, una enfermedad respiratoria crónica que afecta principalmente al crecimiento y nalización de los cerdos. MHYO y PCV2 son potenciales contribuyentes etiológicos del complejo respiratorio porcino, el cual incluye bacterias, así como agentes virales.

La co-infección experimental con MHYO y PCV2 da lugar a una enfermedad clínica más severa en lechones y en adultos, aunque no siempre. En todos los casos, las vacunas de PCV2 y MHYO han demostrado buenos resultados en la obtención de buenos títulos de anticuerpos, en la reducción de signos clínicos y en un mejor resultado productivo. En general, los productores recomiendan la aplicación de estas vacunas en el periodo de destete.

Sin embargo, los cerdos en el periodo de destete están sujetos a cambios complejos que pueden afectar a su adaptación y crecimiento. La vacunación contra PCV2 y MHYO en el destete puede resultar en una disminución transitoria del consumo de alimento y de la tasa de crecimiento.

Con el objetivo de superar dichos efectos indeseables en el desarrollo del crecimiento del cerdo, tras la inyección de la vacuna PCV2 / MHYO es habitual incorporar proteínas de plasma secado por atomización y otros productos con elevada energía digestible en el agua de bebida de los animales. Hay una creciente evidencia de que la nutrición, tanto en cerdos como en otras especies, antes y después del destete puede tener efectos a largo plazo en el intestino, en la interacción de la microbiota y en el desarrollo inmune. Por tanto, para el presente estudio nuestros objetivos eran el determinar los efectos del SDPP en dietas de iniciación proporcionadas a cerdos inyectados en el día 3 post-destete con una sola vacuna combinada contra PCV2 y MHYO, y comprobar el efecto en el desarrollo productivo desde destete hasta finalización, parámetros de la calidad de la canal a matadero, así como la detección del genoma patógeno y el desarrollo de anticuerpos contra PCV2 y MHYO.

In uencia del plasma2

Resultados

Los grupos de tratamiento consistieron en cerdos vacunados (V) o inyectados con solución salina (S) en el día 3 post-destete, los cuales fueron alimentados con dietas de iniciación con (P) o sin (C) SDPP para los primeros 14 días post-destete. Los cerdos fueron asignados en 4 grupos de tratamiento (1 VC, 2 VP, 3 SC, 4 SP) con un diseño factorial 2 x 2 de tratamientos para determinar los efectos sobre el desarrollo productivo desde destete hasta nalización, los resultados de rendimiento de canal a sacri cio, y resultados serológicos durante varios periodos de tiempo. Se realizaron tres comparaciones de tratamientos ortogonales para probar los principales efectos de la vacunación (vacuna vs. cerdos inyectados con solución salina; grupos de tratamiento 1 VC + 2 VP vs. grupos de tratamiento 3 SC + 4 SP), de la dieta (cerdos alimentados con 0% vs 6% SDPP en dietas de destete; grupos de tratamiento 1 VC + 3 SC vs grupos de tratamiento 2 VP + 4 SP), y la interacción de los principales efectos de vacunación y dietas de iniciación (grupos de tratamiento 1 VC + 4 SP vs. grupos de tratamiento 2 VP + 3 SC). 

In uencia del plasma3

 

Resultados del desarrollo en lechones

En la Tabla 1 se presentan los promedios de las variables del rendimiento por corral cuando los cerdos fueron alojados en las instalaciones de crianza del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA). La información está seccionada por grupo de tratamiento y periodos del experimento. Cuando se comparó el efecto de las dietas de iniciación, se observó que el promedio de ganancia de peso diaria (ADG por sus siglas en inglés) fue mayor en los cerdos alimentados con dietas de iniciación con SDPP durante los días 0-7 y 0-14 post-destete. El promedio de consumo de alimento diario (ADFI por sus siglas en inglés) fue mayor en cerdos alimentados con dietas con SDPP durante los días 0-7, 7-14, y 0-14. La e cacia alimenticia (GF por sus siglas en inglés) mejoró en los cerdos alimentados con dietas de iniciación con SDPP durante los días 0-7, pero se redujo durante los días 7-14. Las comparaciones de tratamientos del efecto de la vacunación y de su interacción con la dieta de iniciación, no fueron relevantes para el ADG, ADFI o GF durante los 14 días iniciales post- destete o durante cualquier otro periodo del periodo de crianza. Después del día 14, cuando todos los cerdos fueron alimentados con una dieta común hasta el nal de la etapa de crianza (días 14-48) y por el periodo completo de crianza (días 0-48), no hubo efectos signi cativos en ADG, ADFI o GF debido a las comparaciones de los tratamientos del efecto de la dieta de iniciación, vacunación o la interacción de la vacunación con la dieta de iniciación. 

In uencia del plasma4

 

Mortalidad y morbilidad

La tasa de mortalidad en los cerdos (Tabla 2) durante los 14 días iniciales post-destete no fue significativa en ninguna de las comparaciones de tratamientos. Durante los días 14-48 y 0-48, la tasa de mortalidad se redujo en los grupos alimentados con dieta de iniciación con SDPP. Durante los días 48-145, los cerdos vacunados redujeron la tasa de mortalidad comparado con los grupos no vacunados. Sobre todo, el periodo desde destete hasta nalización (días 0-145), la tasa de mortalidad se redujo en los grupos de cerdos que fueron alimentados con dietas con SDPP.

In uencia del plasma5

 

In uencia del plasma6

 

No hubo interacciones signi cativas con la vacunación y la dieta de iniciación en la tasa de mortalidad durante ningún periodo de este estudio. Las hembras tuvieron una tasa de mortalidad menor (P<0.01) en los días 14-48 (1,7% vs. 8,3%), en los días 0-48 (2,2% vs. 8,3%) y en los días 0-145 (3.8% vs. 11,1%) comparado con los cerdos machos (la información no se muestra en las tablas).

Aunque la tasa de mortalidad fue alta, ésta fue similar a la habitual en esta granja y fue principalmente a consecuencia de infecciones bacterianas. Aproximadamente el 70% de la mortalidad tuvo lugar entre los días 14 y 48 después de que los cerdos fueran alimentados con la dieta común sin SDPP, pero antes de ser desa ados con la inoculación de PCV2 en el día 63. Casi todos los casos de mortalidad durante los días 48-145 fueron descritos como infecciones bacterianas crónicas asociadas a la mordedura de las colas o por práctica de eutanasia por parálisis del tren posterior.

No en todos los casos fue posible realizar la necropsia, debido al avanzado estado de autolisis del cuerpo. La mayoría de las muertes fueron causadas por infecciones bacterianas sistémicas mostrando poliserositis fibrosa y artritis, y, con menor frecuencia, diarrea colisepticemias y enteritis. Una cierta proporción de animales tuvo un proceso crónico con pérdida de peso; aquellos que murieron mostraron poliserositis fibrosa y pericarditis, consolidación pulmonar cráneo- ventral y/o artritis. Las infecciones por Heamophilus parasuis, Mycoplasma hyorhinis y Escherichia coli podrían estar relacionados junto con otros agentes, pero no se realizaron investigaciones específicas en el laboratorio.

La granja de origen de la manada era seropositiva para PRRSV, y la circulación de éste virus pudo ser un factor potencialmente influyente en las infecciones bacterianas subsecuentes. Sin embargo, los resultados de IDDEX ELISA de 100 muestras tomadas al día 146 del estudio, indicaron una baja frecuencia (12%) de muestras seropositivas para PRRSV, sugiriendo así que PRRSV no había estado circulando anteriormente en el estudio.

In uencia del plasma7

Las dietas experimentales eran no medicadas, a excepción de la dieta de transición común que se ofreció en los días 48 - 58 cuando los cerdos fueron trasladados de las instalaciones de crianza a las de pre-engorde. Ésta dieta contenía 200 ppm de amoxicilina, 24 ppm de oxbendazol, y 120 ppm de colistina.

Los cerdos fueron monitoreados diariamente por supervisión visual y los cuidadores aplicaron los tratamientos prescritos después de la inspección clínica veterinaria. Los tratamientos individuales por poliserositis, artritis y neumonía, incluyeron un producto basado en Bencil-penicilina procainica 200.000 UI, dihidrostreptomicina (sulfato) 200 mg y dexametasona (fosfato de sodio) 0,5 mg en la dosis recomendada conforme al peso corporal. El porcentaje de cerdos que recibió medicación individual (varió del 9,9 al 16,6% en todos los grupos de tratamiento), no fue signi cativamente diferente de la comparativa de los diferentes grupos de tratamientos. En el día 26 del estudio aparecieron varios casos de artritis, y se añadió en el agua de los animales Amoxicilina (trihidratada) 70% a 0,3 g/L durante 5 días.

Peso vivo

Los resultados del BW (peso vivo por sus siglas en inglés) por cerdo y por día de experimento, desde el destete hasta la nalización (Tabla 2), indicaron que los cerdos alimentados con dieta de iniciación con SDPP tuvieron un promedio de BW más elevado en los días 7, 14, y 21, comparado con los cerdos alimentados con la dieta control. Además, las comparaciones de tratamiento del principal efecto de la vacunación, o la interacción de la dieta de iniciación y la vacunación, no fueron significativos en ningún periodo del estudio. Sí hay efectos signi cativos respecto al sexo (no se muestra la información en tablas), dado que se mostró que las hembras pesaron más (P <0,03) que los machos en el día 7 (6,51 vs. 6,35 kg), en el día 14 (7,84 vs. 7,58 kg) y en el día 35 (15,67 vs. 15,13 kg); pero en el día 145, los machos pesaban más (102,1 kg) (P <0,01) que las hembras (99,1 kg).

Resultados de la canal

Debido a la mortalidad de 27 cerdos, la pérdida de identi cación de los cuerpos de 36 cerdos, y el rechazo de ocho cerdos en el matadero, solo 292 de los 363 cerdos originales con los que se inició el experimento, fueron usados para los datos de la canal (Tabla 2). De los ocho cerdos que fueron rechazados en el matadero, cuatro fueron rechazados por hernias y los otros cuatro debido a su bajo BW.

In uencia del plasma8

No hubo interacciones signi cativas en los efectos de la dieta de iniciación por el estado de vacunación para ninguno de los parámetros de la canal. La comparativa de tratamientos del principal efecto de la dieta de iniciación indicó que los cerdos alimentados con dieta con SDPP tuvieron de media un peso más elevado de la canal y de BW en el día 145 (cuando los cerdos fueron clasificados para el matadero), comparado con los grupos alimentados con la dieta de iniciación de control.

En los cerdos clasificados en el matadero, los vacunados tuvieron mayor peso de canal y mayor promedio de BW en el día 145, comparado con los cerdos no vacunados.

El porcentaje de obtención de carne magra no fue significativo en las comparativas de tratamientos de los efectos de vacunación o de la dieta de iniciación. Además, de los cerdos clasificados para matadero, los machos tuvieron un peso mayor de BW en el día 145 (103,1 kg vs. 100,1 kg), mayor peso a la canal (87,7 kg vs. 85,3 kg), y un mayor porcentaje de carne magra a la canal (58,2% vs. 57,3%) comparado con las hembras (no se muestra la información en tablas). SP

Nota: Trabajo publicado previamente por la Revista Porcine Health Management.

 

 

 


 

Fuente: Joan Pujols1, Joaquim Segalés2,3, Javier Polo4, Carmen Rodríguez4, Joy Campbell5 y Joe Crenshaw5* 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

back to top

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones a nuestro sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: